Ideas para la decoración de una habitación infantil

A la hora de crear una habitación infantil es fundamental que tengamos en cuenta la estética para conseguir, de esta manera, espacios que inviten al niño o niña a jugar, a crear y a descubrir.

La habitación de nuestros hijos tiene que transmitirles sensaciones que hagan que se sientan a gusto y que quieran pasar tiempo allí y eso se consigue con una buena decoración infantil. Habrá que tener en cuenta la amplitud del espacio, por lo tanto, intentar no sobrecargarla demasiado. Los detalles también son una parte fundamental, así pues, ciertas piezas decorativas, juguetes naturales, los colores que usaremos…serán aspectos que no podremos descuidar.

A continuación os muestro algunos elementos de decoración que encajarán a la perfección en vuestra habitación Montessori y, si queréis saber más sobre decoración infantil… seguid leyendo!

Guirnalda de luces

La luz es un elemento muy atractivo para los niños y niñas en las primeras edades. El contraste de luz en la oscuridad, las sombras, los reflejos que genera, … les despierta mucha curiosidad que debemos aprovechar. Es por eso que incluir algún elemento luminoso en la habitación puede ser muy interesante en la decoración de una habitación infantil ya que permite a los pequeños investigar sus cualidades, le proporciona  a la estancia un ambiente hogareño y cálido, además de servir, en el caso de necesitarlo, como punto de luz tenue por la noche (por ejemplo, para leer un cuento a nuestros hijos antes de ir a la cama evitando tener la luz principal encendida).

Veamos, a continuación, diferentes opciones de guirnaldas con luces para decorar la habitación de los pequeños:

Guirnalda de banderolas

Sabemos que a los niños y niñas más pequeños les llaman mucho la atención todos aquellos elementos colgados que quedan por encima de ellos. Las guirnaldas de banderolas son uno de estos objetos decorativos que nos permiten diversos usos como ponerlas colgadas en contacto con la pared, colgando de alguno de los listones de la cama o en alguna zona de movimiento como la puerta de entrada a la habitación o la ventana. El estilo de todas ellas es muy similar pero habrá que tener en cuenta, sobre todo, los tonos con los que queremos decorar la habitación. Podemos optar por colores más neutros (en consonancia con el mobiliario) o por algún color de contraste que destaque sobre el resto de tonos. Vemos, a continuación, algunas banderolas para decorar una habitación infantil:

Cojines infantiles

Al decorar una habitación infantil, los cojines son un elemento que nos va a ayudar a darle a esta un aspecto de calidez y de comodidad. Queremos que nuestros hijos e hijas se sientan a gusto en su cama y qué mejor que colocar unos cuantos cojines para poder jugar, estirarse, usar como asiento… Se pueden aprovechar también como pieza decorativa ya que algunos parecen verdaderas obras de arte.

Hay muchísimos modelos para elegir, cojines de formes distintas, cojines de animales, cojines de diferentes colores, algunos más clásicos y otros más originales. Lo importante es que elijas el que más te guste y el que mejor encaje con el estilo y la decoración infantil de vuestra habitación, así, que aquí te dejo una selección:

Cuadros infantiles

Si estamos decorando la habitación de nuestros hijos no podemos dejar de poner algún cuadro infantil decorativo que nos ayude a romper con la monotonía de las paredes lisas. Como venimos diciendo, no se trata de llenar las paredes con muchas cosas sino de seleccionar bien las que queramos colocar y hacerlo con gusto. Elegir un cuadro o conjunto de estos, que vaya acorde con los colores y el resto de la decoración de la habitación, le va a dar un toque especial y único a la estancia.

Hay muchos y diferentes diseños a la hora de escoger cuadros como decoración infantil para una habitación; los más comunes son los cuadros de animales ya que este es un tema muy cercano a los niños y, además, les apasiona. Si, por el contrario, preferís otro tipo de imágenes, veréis que, a continuación hay una amplia selección entre la que podéis elegir.

Estanterías para habitaciones infantiles

Seguimos con la decoración de paredes y esta vez nos centramos en la colocación de estanterías. Poner algún estante en la habitación nos va  a ofrecer un espacio extra para almacenar juguetes, en este caso, aquellos que queramos que formen parte de la decoración. No olvidemos que parte de la decoración infantil de una habitación, van a ser sus propios juguetes.

Se trata de seleccionar algunas piezas concretas, que encajen con el estilo de la estancia y los colores y que le den ese toque más personalizado a la habitación, por ejemplo, ese peluche que le regalaron al bebé al nacer, las letras de su nombre, un juguete de madera especial, … hay muchas opciones y seguro que encontrareis la manera de hacer de ese rinconcito, un espacio personal y que hable de vuestros hijos. A continuación, unas cuantas estanterías que pueden quedar perfectas en la decoración de vuestra habitación infantil.

Alfombras para habitaciones infantiles

Si la habitación que estamos preparando lo permite deberíamos reservar una zona del suelo para colocar una alfombra. No siempre es bueno tener toda la superficie cubierta por estas ya que aportan una mayor irregularidad y, a la hora de jugar con determinados juguetes (construcciones, muñequitos pequeños, …) puede hacer que estos pierdan estabilidad. No obstante, disponer de una alfombra en una sección del suelo hará que nuestros hijos tengan siempre un espacio más cálido y que les aporte mayor comodidad para jugar encima. Además, en invierno puede ser la zona de la habitación donde ponerse descalzos para que no se les enfríen los pies.

La alfombra es un detalle muy vistoso para la decoración de una habitación infantil aunque requerirá de una habitación  más bien sencilla para no sobrecargar de más la estancia. No obstante, si encontramos aquella que encaje en el espacio que estamos decorando, veremos que le da un toque estupendo! Os dejo unas cuantas a ver si os gustan tanto como a mí.

Detalles con el nombre del niño o niña

No hay nada más personal que el nombre de cada uno. Es algo a lo que le damos mucha importancia y dedicamos mucho tiempo  durante el embarazo, a buscar ese nombre que nos transmita algo especial. El nombre de nuestro hijo o hija es lo que le identifica y poner algún distintivo en la decoración de su habitación que la relacione con él, hará que ese espacio sea totalmente personalizado y creado pensando únicamente en él o ella.

Hay muchas maneras de poner el nombre de los pequeños en su habitación, podemos optar por hacer una composición de madera con el nombre del niño, por poner una letra de madera que represente su inicial, o las letras de su nombre colgadas en la pared,… Hagamos lo que hagamos, seguro que le encantará incluir este detalle en la decoración de la habitación.

Decoración infantil... ¿Es realmente importante?

Puede haber quien se esté preguntando si es realmente importante diseñar la habitación de nuestros hijos e hijas con tanto detenimiento así como hasta qué punto la decoración infantil que incluyamos en esta va a suponer algún beneficio para los pequeños.

Para Maria Montessori, la estética de los espacios es un aspecto muy importante a tener en cuenta y, en este sentido, no podemos estar más de acuerdo con ella. Por norma general, cuando un individuo entra a una estancia, aunque sea de manera inconsciente, se ve influenciado por las sensaciones que esta le transmite.

Un espacio ordenado, con colores claros, que no esté sobrecargado, con una decoración adecuada,… nos va a despertar sensación de bienestar, lo que va a hacer que tengamos ganas de estar ahí. Por el contrario, un lugar desordenado, caótico, con colores estridentes puede generarnos sensaciones negativas e incluso cierta incomodidad.

Crear una habitación para los niños que esté adaptada a ellos y pensada para ellos va a hacer que sientan que realmente ese espacio es suyo  y que, por lo tanto, tengan ganas de estar en él y de cuidarlo. Ver las cosas ordenadas ayuda a centrar la atención así como a desarrollar hábitos de orden y recogida. Por lo tanto, el orden y los pequeños detalles pueden marcar la diferencia en el desarrollo de la personalidad de nuestros hijos.

Una habitación infantil correctamente decorada, en la que se mantenga el orden  va a ser el espacio ideal para que nuestros hijos aprendan a responsabilizarse de sus cosas siguiendo el modelo que les hemos proporcionado, a través de un espacio bien cuidado.

¿Cómo empezamos a decorar una habitación infantil?

Es fácil que cuando nos pongamos a decorar la habitación de nuestros hijos encontremos muchas cosas que nos gusten. Os aconsejo no empezar a comprar de manera impulsiva ya que nos podemos encontrar con un montón de elementos diversos que, aunque seguro que serán muy bonitos, no casaran los unos con los otros. Por eso, mi recomendación sería empezar planificando la habitación y plantearnos con el espacio que tenemos, que mobiliario podemos instalar. 

Si ya tenemos el croquis de nuestra habitación hecho ha llegado el momento de empezar a seleccionar los muebles que queremos incluir en ella. Evidentemente, empezaremos por el mobiliario imprescindible (como la cama o el armario) y seguiremos llenando el espacio por orden de prioridades que tengamos. En este momento es fundamental tener en cuenta las medidas exactas de los muebles que vamos seleccionando para no llevarnos algún disgusto de última hora al ver que algo no nos encaja por sus medidas. Así, poco a poco, iremos completando el diseño de la habitación creando los espacios que queramos ofrecerle a los pequeños.

Una vez tengamos los muebles seleccionados podremos ponernos a trabajar con los detalles para los que, al principio de la entrada, hemos dado algunas ideas. Se trata de empezar a «vestir» la estancia con pequeños detalles de decoración infantil que le den ese toque más personal. Son elementos comunes las guirnaldas, luces, cojines, cuadros, peluches, juguetes concretos que queramos exponer, el nombre del pequeño… Pensad bien donde vais a poner cada cosa y tened en mente siempre la máxima de no sobrecargar la estancia. Está claro que si disponemos de una habitación grande podremos añadir más decoración para darle vida y calidez; si por el contrario, tenemos una habitación pequeña, tendremos que hacer un trabajo de selección mucho más  preciso y decidir qué incluimos y qué dejamos fuera.  

Decorar una habitación infantil de manera adecuada será muy positivo para los niños y niñas ya que la habitación es el espacio en el que los pequeños van a pasar gran parte de su tiempo en casa y, por tanto, tendremos que intentar que sea lo más acogedora posible. A la hora de decorar una habitación infantil tendremos en cuenta:

✔️   No sobrecargar la habitación

✔️   Que el niño o niña se sienta cómodo en ella

✔️   Que haya un buen espacio para el descanso

✔️   Que disponga de muebles o otros elementos para mantener la habitación ordenada

✔️   Que todos los muebles y materiales con los que el niño pueda interactuar estén a su alcance

✔️   Que los elementos decorativos encajen entre sí

✔️   Delimitar bien los espacios

✔️   Adaptarnos a los gustos de los pequeños

✔️   Que la habitación sea un espacio práctico

¿Qué espacios podemos crear en una habitación infantil?

Podemos crear muchos espacios diferentes en el diseño de una habitación infantil. A continuación vemos algunos y comentamos las características que deberían tener:

  • Espacio de descanso

Es el espacio donde colocaremos la cama del niño o niña. Al elegir la cama y los complementos que pondremos, habrá que tener en cuenta las características de la habitación y del niño. Según Montessori, la cama tiene que estar a ras de suelo para que el pequeño pueda acceder a ella de manera autónoma. Podéis ver en este enlace algunas camas estilo Montessori para habitaciones infantiles; son preciosas y quedaran perfectas en la habitación de nuestros pequeños. Este espacio tiene que ser acogedor y transmitir calma, por eso seria recomendable que usemos colores cálidos y texturas suaves. Pondremos una decoración infantil pero sencilla, no muy llamativa, con elementos como por ejemplo cojines, peluches, un dosel colgado encima de la cama o guirnaldas de luces alrededor.

  • Espacio para la ropa y otros complementos

Un armario Montessori es el complemento ideal para la habitación de los pequeños (siempre que el tamaño de esta lo permita). En él, guardaremos algunas piezas de ropa para que nuestro hijo o hija pueda acceder a ellas sin necesidad de pedir la ayuda del adulto. De esta manera le ayudamos a responsabilizarse de sus cosas y a tomar decisiones en cuanto a la ropa que va a vestir ese día. Los armarios Montessori son perfectos para los más pequeños. Como no podemos guardar toda la ropa en un armario de esas dimensiones, tendremos que tener en cuenta que hay que disponer de otro espacio extra para tener bien recogido el resto de su ropa y complementos. Cerca del armario sería también conveniente tener un espejo para que el pequeño pueda observarse.

  • Espacio de juego con almacenaje

Toda habitación infantil tiene que disponer de una zona para el juego. Esto es, dejar un espacio despejado donde el niño o niña pueda desarrollar sus juegos, colocar sus materiales, montar sus historias, … Muy cerca de este rincón, deberíamos tener algún mueble para los juguetes donde poder guardar los diferentes materiales de manera organizada. Esto le ayudará a elegir el material que quiere usar y, a su vez, a recogerlo cuando ya no lo necesite. En cuanto a la decoración infantil que pondremos en este espacio, estará colocada básicamente en el mueble de recogida. Seleccionar determinados juegos o materiales estéticamente atractivos para dejarlos expuestos suele ser una buena idea, así como jugar con los colores dejando a la vista decoración de as mismas tonalidades.

  • Espacio de lectura

Crear una zona donde nuestro hijo o hija pueda sentarse a leer un cuento va a fomentar que realice esta actividad con mayor concentración. Sería una zona de lectura ideal si pudiéramos colocar alguna librería o estantería donde guardar sus cuentos y, cerca de esta, una pequeña alfombra con cojines donde poder sentarse cómodamente para la lectura. Cualquier tipo de decoración infantil con dibujos relacionados con cuentos tradicionales puede quedar bien en este espacio. Podríamos decorarlo con cuadros, imágenes, vinilos o títeres de sus personajes favoritos.

  • Espacio de mesa

Disponer en la habitación de los niños y niñas de una mesa con sillas a su altura puede aportar muchos beneficios para los pequeños ya que les permite realizar otro tipo de actividades que requieren ese tipo de soporte. Habria que tener en cuenta, a la hora de colocar la mesa que esta no debería interferir en el espacio abierto de juego. En la mesa, o cerca de esta, deberíamos tener material artístico al alcance del niño para que pueda usarlo cuando lo necesite, por lo tanto, nos puede ser muy útil colgar algunas estanterías bajas. Colocar este material de manera ordenada y estética va a aportar a la decoración de la habitación un toque de practicidad. Jugar con los colores vivos aprovechando los colores, rotuladores, pinturas, … pero sin excedernos, va a darle personalidad a este rincón.