Pedagogía Waldorf

pedagogía Waldorf arcoiris pastel

La pedagogía Waldorf nace en Alemania a principios de siglo XX en un momento intenso de renovación pedagógica llamado Escuela Nueva.

Este método se basa en la teoría de Rudolf Steiner que concibe el niño como eje central del proceso de enseñanza – aprendizaje. El propósito básico de la pedagogía Waldorf es el desarrollo integral de los niños y niñas en todos los aspectos: físico, conductual, emocional, cognitivo, social y espiritual. Por lo tanto, no se trata de una educación que solo pretende la adquisición de aprendizajes o memorización de contenidos.

Para Steiner, un aspecto fundamental es fomentar el pensamiento creativo y analítico a través de la experiencia directa y la manipulación.

«Cuando un niño puede relacionar lo que aprende con sus propias experiencias, su interés  vital se despierta su memoria se activa, y lo aprendido se vuelve suyo»

Rudolf Steiner

Materiales Waldorf

Uno de los aspectos que más ha transcendido de la pedagogía Waldorf son su materiales.

Los materiales Waldorf están elaborados con elementos naturales y con un aspecto estético muy cuidado. Pretenden el desarrollo del niño a través de la imaginación, la manipulación y de la imitación de vivencias. a continuación presentamos algunos de ellos.

Arco iris Waldorf

Arco iris Waldorf

El arco iris Waldorf es posiblemente el juguete de la pedagogía Waldorf más conocido y más valorado.

Se trata de un material muy versátil que ofrece muchas posibilidades a los pequeños. Con el arco iris Waldorf los niños y niñas pueden trabajar la lógica apilando las diferentes piezas según su medida, pueden hacer construcciones, desarrollar su imaginación creando escenarios, …

Arco iris Waldorf pastel

Arco iris Waldorf pastel

Los materiales Waldorf juegan mucho con los colores, ofreciendo materiales de madera, de gran calidad y con una estética muy cuidada. Originariamente, los colores vivos eran los que predominaban en los juguetes Waldorf pero recientemente han añadido una gama de colores pastel que, aunque comparten diseño con los otros, nos ofrecen un toque diferente.

Nins Waldorf

Nins Waldorf

Los nins de Waldorf son muñequitos de madera de diferentes colores. Estos pequeños muñequitos permiten a los niños y niñas un juego simbólico muy amplio. Al ser tan genéricos (no tiene rasgos en la cara, ni sexo, ni altura, …), cualquier muñequito puede ser lo que el pequeño desee que sea en ese momento, por lo tanto, le ofrece muchísimas posibilidades.

Nins Waldorf color pastel

Nins Waldorf pastel

Como hemos comentado antes, los nins de madera de Waldorf son un juguete perfecto para el desarrollo de la imaginación de los niños y niñas. Se trata, como pasa con muchos materiales Waldorf, de un material sencillo pero, a la vez, con múltiples posibilidades.

En este caso, los colores pastel nos ofrecen un alternativa a los básicos colores Waldorf la cual cosa nos parece perfecta para que cada uno elija según sus preferencias. Los nins de Waldorf serán el complemento ideal para que vuestros hijos e hijas creen sus mini mundos y espacios de juego.

Nins Waldorf familia

Nins Waldorf familia

En este caso, tenemos unos muñequitos más inespecíficos en cuanto al color, teniendo todos un tono de madera natural. En la pedagogía Waldorf se da mucha importancia a los materiales naturales y estos nins son un claro ejemplo de ello. Estos nins Waldorf tienen diferentes formas que representan figuras femeninas y masculinas, así como diferentes medidas (para simbolizar adultos y niños de diferentes edades).

Torre cono Waldorf

Torre de madera Waldorf

Esta torre de encajes de Waldorf es perfecta para niños y niñas de 1 a 3 años para ir desarrollando la motricidad, la coordinación ojo-mano, y la lógica, apilando los aros en la base en el orden correcto.

A medida que los pequeños van creciendo, las posibilidades de este material evolucionan y, aunque ya no les va a interesar tanto el hacer y deshacer la torre, vana  poder usar sus aros para hacer encajes, desarrollar escenarios de juego simbólico para los nins, … El material Waldorf, al ser tan inespecífico, nos ofrece un montón de posibilidades, solo hay que dejar volar la imaginación.

Calendario Waldorf semanal

Calendario semanal Waldorf

Uno de los materiales más famosos es el calendario Waldorf. Con este, ayudaremos a nuestros hijos a organizarse, así como a comprender el paso del tiempo.

¿Cómo funciona? Cada color simboliza un día de la semana. Cada día, el niño o niña pone e muñequito correspondiente en el centro. Además, cada triangulo tiene dos maderitas en las que podemos encajar notas (con alguna palabra o imagen) en las que podemos anotar las actividades que tenemos programadas para ese día. Perfecto para establecer rutinas y ayudar a los pequeños a organizarse.

Calendario Waldorf anual

Calendario anual de madera Waldorf

Para niños y niñas un poquito más mayores y con más madurez mental, la pedagogía Waldorf nos ofrece un calendario anual. Según la pedagogía Waldorf, está recomendado a partir de los 3 años aunque personalmente y según mi experiencia personal, lo recomendaría para niños y niñas a partir de 5 años.

¿Cómo funciona? Este calendario incluye instrucciones pero, vamos a destacar algunos aspectos de su funcionamiento. Cada mes del año está simbolizado por un color así que, pondremos el muñequito correspondiente del mes que nos encontremos, en el centro del panel. Las bolitas del exterior hacen referencia a los días de la semana asociándose cada color a un día concreto (por ejemplo, el lunes azul, el martes amarillo, …). Cuando empecemos un día nuevo, ponemos la bolita en el bol del centro, tenemos que poner en la circunferencia, tantas bolitas como días tenga ese mes.

Árbol musical grande

árbol musical con pétalos de colores

Otro de los éxitos de la pedagogía Waldorf se trata del árbol musical.

Este colorido material es un éxito siempre ya que le encanta a todos los niños y niñas de diversas edades. No obstante, hay que tener en cuenta que, por contener objetos muy pequeños (las canicas para hacer bajar por el árbol) no es recomendable para niños menores de 3 años.

Su diseño es tan sencillo como su funcionamiento ya que simplemente se trata de hacer bajar las canicas desde lo más alto de los pétalos produciendo así, diferentes sonidos. Los pequeños disfrutarán viendo la carrera de las canicas a la vez que intentan comprender los efectos que se suceden (¿por qué bajan las canicas? ¿como se produce el sonido?)

Árbol musical pequeño

árbol pequeño con pétalos de colores

Este árbol musical Waldorf es algo más pequeño y también más económico que el anterior.

El mecanismo es el mismo que el que hemos descrito anteriormente pero, en este caso, las canicas en vez de estar elaboradas con material cerámico, son de madera, lo que va a  producir un sonido diferente.

Por lo demás, las características son similares, aunque el recorrido es algo más corto.

Kit Waldorf bosque

duendes del bosque de madera

Kit variado con diferentes elementos del bosque: duendecillos, setas, piedritas, arbolitos, colmenas, … Todos fabricados en madera y con unos tonos muy adequados a la temática del bosque.

Como ya hemos dicho en varias ocasiones, con este tipo de materiales, la pedagogía Waldorf pretende fomentar el juego libre y la imaginación de los pequeños, promoviendo la creación de mini mundos diversos.

Troncos para estructuras

Tronquitos juguete Waldorf

En la pedagogía Waldorf se da mucha importancia al contacto de los niños y niñas con la naturaleza. Es por esa razón, que se pretende que los materiales de juego les recuerden a esta. En este caso, nos trae un pedacito del bosque a nuestra casa.

Este Kit de troncos ofrece muchas posibilidades tanto para el juego de construcción (trabajando el equilibrio, la coordinación oculomanual, la motricidad, …), así como para crear diferentes mini mundos y escenarios para los nins. La opciones son infinitas!

Bloques de equilibrio

bloques de madera irregulares para hacer equilibrios

Este juego de bloques de equilibrio incluye diferentes piezas con líneas rectas recortadas de forma irregular. Los colores son muy bonitos y llamativos, como pasa con todos los materiales Waldorf.

Estas piedras de equilibrio permiten a los pequeños trabajar y desarrollar la habilidad manual intentando crear torres sin que se derrumben. También pueden usarse en la creación de diferentes escenarios para el juego simbólico.

Bloques de madera

Bloques de madera Waldorf

Los juegos de construcción son muy comunes en las primeras edades y no es extraño ver a  los pequeños intentar colocar diferentes materiales, unos encima de otros creando estructuras y comprobando su estabilidad.

Con este juego de bloques de construcción, los niños y niñas disponen de distintas piezas cuadradas y rectangulares con las que crear diferentes construcciones e ir mejorando sus habilidades.

Encaje de madera Waldorf

Encaje Waldorf de círculos concéntricos

Este sencillo encaje de madera Waldorf nos aporta muchas posibilidades adaptándose, en cada momento, a las necesidades evolutivas de los niños y niñas.

Para los más pequeños será un juego ideal, que les permitirá desarrollar la lógica y la coordinación ojo-mano al encajar los platitos unos dentro de otros según su tamaño. A medida que este juego deje de resultarles interesante, podrán usarlo de muchas maneras: pueden utilizar los platillos para depositar dentro materiales según su color, para usarlos en el juego simbólico, crear estructuras, …

Encaje de madera la Tierra

Encaje madera tierra

Estos encajes de madera cumplen a la perfección con el principio de la pedagogía Waldorf en la cual se promueve el uso de materiales inespecíficos que se adapten a los niños de diferentes edades, sea cual sea su nivel madurativo. De esta manera, según las necesidades del niño o niña, va a poder usar este material de diversas maneras, ya sea completando el encaje colocando todas las piezas en su orden correcto, creando torres de equilibrio, usando las piezas para el juego simbólico, …

Casa de madera desmontable

encaje de madera de casitas y nins

En este caso nos encontramos con un encaje  muy parecido al anterior y con unas posibilidades similares.

Este encaje incluye diferentes piezas concéntricas en forma de casitas de diferentes tamaños y colores. Ideal para hacer encajes así como para jugar con los muñequitos de madera Waldorf y crearles diferentes escenarios.

Bolas de ganchillo

Bolitas de ganchillo

Estas bolitas de ganchillo son de nuevo un material inespecífico que va a servir a los más pequeños para la ceración de mundos, el conteo, la clasificación por colores, … Son muchas sus posibilidades y seguro que vuestros hijos e hijas las encontraran!

Nos gusta porque, siendo materiales naturales como los que prioriza la pedagogía Waldorf, nos aporta otras cualidades que no son las de la madera y el fieltro que vamos viendo hasta ahora.

Bloques de construcción Waldorf

Bloques Waldorf construcción

Juego Waldorf de bloques de construcción de madera que incluye piezas angulares de diferentes tamaños y colores.

Con este encaje los niños y niñas pueden jugar a completarlo y además, hacer diferentes composiciones estéticas.

Bolas de madera Waldorf

bolas de madera de coloresen huevera

Las bolas de madera de Waldorf introducen en los materiales de nuestros hijos e hijas un componente de juego diferente ya que, al tratarse de formas esféricas, estas no se van a mantener en equilibrio sino que van a rodar.

Este material va a permitir que los pequeños estudien los movimientos de este tipo de formas además de aportar nuevas posibilidades a su juego simbólico ya que ninguno de los materiales anteriormente mencionados incluye formas de este tipo.

Coche y muñequito de madera

Coche de madera Waldorf

Este juguete Waldorf incluye el coche de madera con un muñequito para insertarlo dentro.

Ideal para completar los materiales de mini mundos y juego simbólico con un elemento muy motivador para los niños y niñas, con son los vehículos con ruedas. Veremos como crean sus propias historias y, a su vez, estudian todas las posibilidades que ofrece este material.

Arco iris Waldorf plano

arcoiris plano waldorf de madera

Este arco iris Waldorf plano es un complemento perfecto al juego inespecífico de nuestros pequeños.

Está fabricado con las mismas medidas y colores que el arco iris Waldorf originario, así que encaja perfectamente con el anterior.

Además de ofrecerles otro punto de vista  de un mismo material, ofrece  a los niños y niñas nuevas posibilidades para desarrollar su creatividad.

Cubos de construcción Waldorf

cubos de madera de colores

Este cajón de cubos de madera es un famoso material Waldorf.

Como siempre, por sus características tan genéricas, se adapta a la perfección a las necesidades y preferencias de todos los niños y niñas ya que pueden adaptar las piezas a el tipo de juego que más les guste: juego de construcción, encajes, juego simbólico, …

Encajes Waldorf de madera

piezas cilíndricas de madera de colores

El encaje Waldorf de torres de madera incluye una base en la que los niños y niñas pueden encajar las diferentes piezas ordenándolas por tamaño y color. Un juego perfecto para desarrollar la lógica y trabajar las cualidades de los objetos, además de ser un material precioso fabricado en madera.

Este material, como pasaba en casos anteriores, se adapta a las necesidades de los pequeños ya que se puede usar de distintas maneras según su edad y preferencias.

Conos de madera de Waldorf

Conos de madera Waldorf

Este material incluye un conjunto de conos de madera de diferentes colores y tamaños. En este caso, en los novedosos tonos pastel que se han introducido recientemente en los materiales Waldorf.

Por su diseño tan genérico, se trata de un material muy versátil que deja volar la imaginación de los pequeños para la creación de distintos mini mundos y escenarios para los muñequitos de madera.

Bichitos de madera Waldorf

Bichitos de madera Waldorf

Material inespecífico para el juego simbólico y la creación de mini mundos. En este caso, un conjunto de 18 bichitos de diferentes colores.

Set de nins, cubiletes y monedas Waldorf

Nins, cubiletes y monedas Waldorf

Este completo set incluye los famosos nins Waldorf en los colores básicos y, además, añade al conjunto 6 cubiletes y 6 monedas en los mismos colores.

Son muchas las propuestas que pueden surgir a partir de este material de juego libre para niños y niñas, solo tenemos que dejarles el material y esperar a que ellos solos decidan que uso el van a dar.

Al compartir diseño y colores todos los componentes del kit, no solo van a poder realizar juego simbólico sino que también podrán hacer clasificaciones por tipo de material y por colores. Veréis que bien se lo pasan!

Para saber un poco más sobre la pedagogía Waldorf

La pedagogía Waldorf tiene comienzo en el 1919 cuando se crea la primera escuela Waldorf en Alemania. La historia sobre sus inicios resulta, cuanto menos, curiosa ya que tiene lugar cuando el dueño de una fábrica de cigarrillos llamada Waldorf-Astoria-Zigarettenfabrik, le pidió a Rudolf Steiner que creara una escuela para los hijos de sus trabajadores.

El método Waldorf parte de la base que, en todo ser humano se encuentran tres aspectos fundamentales: el pensamiento, el sentimiento y la voluntad. Según su pedagogía, todo aprendizaje parte de estos tres elementos que van cambiando a medida que el individuo va creciendo

Si bien el método Waldorf no está fundamentado en conocimientos profundos sobre pedagogía ya que Steiner, su creador, no tenia formación alguna en este ámbito, ha permanecido activo hasta la actualidad y, a día de hoy, las escuelas Waldorf se extienden por todo el mundo.  Se podría decir que las bases que engendraron esta pedagogía, se mantienen vivas reinventándose y adaptándose a las nuevas tendencias educativas.

La pedagogía Waldorf se fundamenta en tres pilares:

✔️ Tomar como base el respeto a cada individuo en su desarrollo individual.

✔️ Desarrollar ideales democráticos, de educación para la paz, trabajo multicultural, la educación medioambiental, la sostenibilidad y solidaridad.

✔️ La colaboración permanente entre la escuela y la familia.

Este método se basa en la realización de dinámicas que fomentan el aprendizaje a través de la actividad del individuo con el medio (en las primeras etapas), para más adelante centrarse en el aprendizaje cooperativo.

La pedagogía Waldorf pretende huir de la estandarización y la homogeneización, individualizado el proceso educativo en donde los niños y niñas pasan a ser sujetos activos de su propio aprendizaje.

Etapas del desarrollo de la pedagogía Waldorf

Como ya hemos comentado anteriormente, para Rudolf Steiner la base del aprendizaje se encuentra en el niño. A partir de sus características biológicas, el método Waldorf establece tres etapas de desarrollo en las que se dará diferentes respuestas educativas en función de las necesidades que se presenten en cada una de ellas. Estas etapas son:

  • Educación inicial: preescolar y jardín de infancia

En el método Waldorf, esta etapa va desde el nacimiento del pequeño hasta los 6-7 años de vida. Según Steiner, los niños y niñas en estas edades aprenden  sobre todo por imitación, actividad que realizan de manera inconsciente a través del juego y otras actividades de la vida cotidiana. Es por eso que el currículo en esta etapa se centra en promover actividades que favorezcan la manipulación y experimentación directa, lo que permite a los niños aprender de sus vivencias.

Esta etapa se centra sobre todo en el desarrollo de la psicomotricidad fina y gruesa, la habilidad visoespacial y conocimiento del entorno que les rodea. Todo ello a través de prepuestas libres que permiten adaptarse a cada niño y niña según sus necesidades y su nivel de desarrollo.

  • Educación primaria: edad escolar

Esta etapa se refiere a los niños y niñas de entre 7 a 14 años y gira entorno a la creatividad y la imaginación.

Los pedagogos Waldorf consideran que es el momento de preparar a los niños y niñas para que puedan interiorizar los aprendizajes formales. Esta preparación pasa por desarrollar habilidades motrices e intelectuales (memoria, abstracción, lógica, …) así como interiorizar hábitos y formarse su propio carácter y opinión sobre las cosas.

En esta etapa se inicia el aprendizaje de la lectoescritura ya que, según Steiner, involucrar a niños pequeños en actividades intelectuales abstractas demasiado temprano podría afectar negativamente su crecimiento y desarrollo.

En este momento, se empiezan a promover actividades de aprendizaje cooperativo, en las que la cooperación tiene prioridad sobre la competencia. En las escuelas Waldorf, se da mucha importancia a la estabilidad de los grupos – clase, priorizando que estos sean lo más estables posibles a lo largo de la escolarización de tal manera que sus miembros se conozcan en profundidad, creándose así, un vínculo intenso entre ellos.

  • Educación secundaria: edad joven y adulta

Va de los 14 años  en adelante y es una etapa en la que se pretende, sobre todo, cimentar su personalidad y motivar el espíritu crítico.

En este punto, las escuelas Waldorf ya se centran en la adquisición de aprendizajes formales, dividiendo las actividades por materias de un modo más tradicional. Se introducen también contenidos de carácter abstracto ya que se considera que los jóvenes, a partir de esta edad, ya tienen la madurez necesaria para su comprensión.

Aunque el día a día, en este momento, gire entorno a los aprendizajes de  las diferentes áreas del conocimiento, la prioridad sigue siendo el desarrollo integral del individuo. Es por eso que, la intención final de esta etapa es promover en los jóvenes el desarrollo de un juicio independiente así como de ideales éticos y de responsabilidad social.

¿Por qué comprar materiales Waldorf?

Ya conocemos un poquito más sobre esta pedagogía  pero, ¿Qué hay sobre los materiales Waldorf?

Sabemos que el método propuesto por Steiner dotaba de gran importancia el echo que los niños y niñas tuvieran experiencias directas con el entorno que les rodea y los materiales Waldorf son un claro ejemplo de ello.

Fabricados en madera y con una estética absolutamente fascinante, los materiales que propone el método Waldorf están concebidos para promover el juego libre, la imaginación y la manipulación. Las texturas, los colores, los sonidos e incluso el olor de estos… todo está pensado para estimular el desarrollo de los sentidos a través del juego.

Uno de los aspectos más interesantes de la pedagogía Waldorf es que su visión no parte de la idea que hay que introducir momentos de juego en el día a día de los niños y niñas, sino que entiende que jugar es la actividad natural de los pequeños y que es a partir de esta que tenemos que ir creando sus rutinas.

De acuerdo con esta idea fundamental, en la pedagogía Waldorf, los niños y niñas deben disponer de todo tipo de materiales para su juego. Principalmente aquellos objetos poco definidos con el fin de estimular su imaginación. Así, los materiales Waldorf están elaborados de la forma más artesanal posible y con elementos naturales ( madera, la lana, el algodón…). Todos estos materiales facilitan que cada niño interactúe con ellos de manera libre, en función de sus propias necesidades y desarrollando los aprendizajes de manera individualizada, respetando los ritmos y fomentando la creatividad.

⭐ ¿Quieres conocer otras corrientes pedagógicas? Sigue con nosotros